La importancia de saber priorizar bien las tareas para ser más productivo

¿Cuántas veces hemos tenido que hacer varias tareas al mismo tiempo, hemos querido hacerlo todo a la vez, nos hemos agobiado, y al final los resultados han sido catastróficos? Lo cierto es que todos somos capaces de poder hacer lo que nos hayamos planteado… siempre y cuando seamos capaces de priorizar bien las tareas; es decir, hacer primero las urgentes y dejar para más tarde aquellas que puedan esperar.

Berto Pena es un especialista en técnicas de productividad personal y para empresas. Ofrece cursos que ayudan a tener una buena gestión de las tareas.

A continuación, te hemos preparado un pequeño listado de sus consejos para que priorizar tareas no sea un misterio para ti.

Tips para priorizar tareas y no agobiarse en el intento

Anota todo lo que tienes que hacer

No vamos a poder organizarnos si no somos capaces de anotar todo lo que hay que hacer. Apunta todas las tareas, las actividades a realizar, prioridades y el momento exacto en el que deberían de estar hechas (el día de la semana y la hora).

A partir de ese punto, podemos crear un sistema funcional que realmente nos ayude a tenerlas listas.

Objetivos principales

Ahora ha llegado el momento de establecer cuáles son las tareas prioritarias.

Recuerda: No vas a poder satisfacer a todos tus clientes a la vez. Algunos de ellos van a tener que esperar. Si lo intentas hacer, al final descuidarás todas las tareas y los resultados van a dejar bastante que desear. Empieza con lo urgente; cuando lo acabes, podrás seguir por lo secundario.

Control de improviso

Por muchos sistemas que puedas llegar a crear, tarde o temprano terminará por aparecer un imprevisto.

Puede darse el caso de que estemos haciendo un pedido urgente y nos aparezca otro cliente con otra necesidad todavía más urgente. En este caso, conviene pensar en la posibilidad de que esto pueda llegar a pasar y avanzar lo máximo posible en cuanto tengamos tiempo; tu yo del futuro te lo va a agradecer.

Eliminación de tareas

Seamos realistas, es posible que algunas de las tareas no las podamos hacer jamás, ya sea por falta de tiempo, falta de ganas o falta de conocimientos.

Quizá sería interesante hacer una purga, dejar algunos elementos al final de la lista por si acaso no consiguiéramos llevarlos a cabo.

Empieza por las tareas más desagradables

Esto viene directamente del dicho “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Aunque nuestra primera opción puede ser pensar en hacer primero las tareas más sencillas, no debería de ser así.

Si eliminamos primero lo que más nos cueste, las siguientes van a ser un camino de rosas en comparación con lo que ya nos hemos quitado de encima.

Con todas estas claves ya estás listo o lista para priorizar tus tareas y aumentar tu rendimiento de manera global.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guardar el enlace permanente. Añade un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies